El alumbrado público es el conjunto de elementos de propiedad municipal instalados a la ciudad mediante los cuales se iluminan las calles, plazas y otros espacios públicos exteriores.


Si cogemos como referencia el libro de Josep M. Bernils i Mach 100 años de electricidad en la Alt Empordà (Hidroeléctrica de l’Empordà-Figueres, 1995), uno de los principales motivos que impulsó la implantación de la energía eléctrica en la ciudad de Figueres fue la licitación de subastas para la realización del alumbrado público, en competencia directa con las linternas de gas.


La primera puesta en marcha se llevó a cabo el 11 de julio de 1897, de una forma más bien experimental y con unos resultados más bien dudosos. El año 1903 se inicia la implantación del alumbrado eléctrico, que entonces ya competía en prestaciones y economía con el suministro de gas.


La siguiente licitación de 1911 ya lleva a Figueres a tener un total de 100 lámparas, ampliables a 125 en un periodo de 5 años.


Progresivamente, las demandas sociales para una mayor sensación de protección ciudadana, así como el carácter eminentemente comercial de la población, hacen que aumente la demanda de la iluminación nocturna en los espacios públicos.


Esto nos trae hasta hoy, en que se dispone de cerca de 8.000 puntos de luz para toda la población.

Evidentemente, también la tecnología de las fuentes de luz ha evolucionado exponencialmente desde aquellas primeras épocas “heroicas”, por lo cual es imprescindible regular las tipologías de los puntos de luz con objeto de mejorar la eficiencia energética y los métodos de mantenimiento.

Hay que decir que el consumo de energía eléctrica del alumbrado público representa un elevado gasto fijo para las arcas municipales, por lo cual es imprescindible vigilar el buen funcionamiento de las instalaciones.


En este sentido, en 2010 el Ayuntamiento de Figueres aprobó el Plan Director para el Alumbrado Público de Figueres, que marca las pautas de implantación y modificación de los elementos técnicos que conforman este servicio.

 

Las instalaciones de alumbrado público necesitan un control y mantenimiento de componentes (puntos de luz, apoyos, líneas, cuadros de mando, etc.) para garantizar la conservación y el buen funcionamiento.


Estas comprobaciones de su estado se realizan mediante revisiones nocturnas en días laborales, de forma que se revise todo el municipio, como mínimo, una vez al mes.

Permiten identificar una serie de incidencias del que se denomina “mantenimiento ocasional de las instalaciones”, que consiste en la sustitución de lámparas averiadas, reparación o sustitución de equipos averiados, investigación, reparación y/o sustitución de líneas eléctricas y elementos de protección y mando averiados. Comprende, también, la atención urgente de los avisos de avería recibidos externamente (ciudadanos, policía local, etc.).


Por otro lado, con objeto de mejorar el rendimiento de las instalaciones y disminuir las incidencias, se lleva a cabo un mantenimiento preventivo, que básicamente consiste en la reposición del grupo de todas las lámparas que han acabado su vida útil estimada y, a la vez, la limpieza de los grupos ópticos.


Adicionalmente también se hace la limpieza anual de las farolas clásicas de la zona centro, el repaso cada dos años de pintura de los elementos que lo requieran y la revisión anual de las calibraciones y el funcionamiento de las protecciones térmicas y diferenciales de todos los cuadros de mando.

 

Las ampliaciones, mejoras y cambios en las instalaciones de alumbrado que se detectan como necesidades del servicio, se proponen y presupuestan al Ayuntamiento de Figueres.

En el caso de obras y trabajos de terceros, como desplazamientos de puntos de luz y/o línea debido a obras de construcción, se estudian y se presupuestan a los promotores, a los cuales se los repercute el coste.


En cuanto a los desperfectos producidos por terceros en la red de alumbrado, el coste de las tareas de reparación repercute en los responsables.


También se controlará la aplicación de la normativa para la conexión de elementos especiales como marquesinas, carteles o cualquier otro que pudiera afectar a su correcto funcionamiento y/o seguridad.

 

Con objeto de unificar criterios, normalizar sistemas y materiales y coordinar acciones es imprescindible sistematizar el control técnico del servicio, que consiste en:

  • Mantener toda la cartografía de los elementos existentes así como las bases de datos operativas y permanentemente actualizadas.
  • Controlar los requerimientos necesarios para la conexión de balizas, carteles luminosos, sensores o similares a las instalaciones del servicio.
  • Elaborar informes de idoneidad y previsión de los todos los proyectos y modificaciones urbanísticas que afecten el servicio.

 

El servicio de atención al usuario realiza tareas de asesoramiento a técnicos, promotores y cualquier persona en cuanto a la normativa, los materiales, los trazados, la ejecución de los trabajos y cualquier otra cuestión que afecte el servicio.


Disponemos de una oficina abierta al público según las necesidades del servicio, y de un servicio telefónico permanente de averías a través de la Guardia Urbana de Figueres -092-, la cual localiza el personal de guardia 24 horas al día.

 

Con objeto de facilitar la realización de proyectos, comprobar la idoneidad y valorar nuevas propuestas de gestión del alumbrado público de Figueres, hemos elaborado una compilación de la normativa y las normalizaciones vigentes, las cuales se ponen a disposición de los interesados mediante correo electrónico y/o concertando una visita de asesoramiento.

 

 

Cambio de lámparas con grúa cesta Centro de control del alumbrado Registrador de tableros Trafó ferias

Recogida selectiva de residuos

Limpieza vial

Alumbrado

Jardines

Envia’ns la teva consulta

Nom*

A/e*

Assumpte

Indica els motius de la teva consulta

FIGUERES ECOSERVEIS c/ Italia s/n - 17600 Figueres · Tel. 972 67 35 53 / 972 51 04 40 · ecoserveis@fisersa.es
Design by: iglésiesassociats